Siempre fue buena

La Bruja, para todos era mala, porque era la forma de ver a estas personas en el pueblo, pero no era así, ella “La Bruja” como la llamaban, siempre paseaba con su perro Pastor alemán por las calles sin que nadie la salude, pero lo raro, para muchos que la observaban, es que se la veían feliz hablando con su perro, y con su hija, que de vez en cuando la acompañaba.

Y ahí estaban las chusmas del barrio, esas sí, que eran brujas de las malas, hablando mal y envidiando su belleza, porque eso sí, era muy linda, solo que los hombres le tenían desconfianza, era muy difícil para ella tener una pareja que la acompañe en su vida solitaria.

María la Bruja, ayudaba a las personas, les decía cosas que se cumplían solo con mirarlas y lograba cosas que nadie podía, por ejemplo teletransportarse, ellos se daban cuenta.

Le daba de comer a los necesitados.

En una de sus caminatas se acercó un Pastor y le dijo: en mi Iglesia usted podría entrar, la espero, veo lo que hace con la gente y eso es bueno, ayudaría mucho.

Pero pasó algo increíble, recién empezaba una serie en la televisión,  (pocos tenían una), se juntaban en las casas para ver la serie de Superman, un día sale una señora (de las brujas del barrio),  la ve y empieza a gritar, la bruja esta con Superman!!, todos salieron a ver asombrados.

La empezaron a correr para hacerle daño ya que esto no podía ser posible, y todos decían, es una bruja, trajo a Superman, y así fue que corrió a la iglesia del Pastor, él la socorrió y le dijo, acá nunca le harán daño, y así pasaron meses y ellos siguieron ayudando a su manera.

Pasado el tiempo fueron una gran pareja de sanadores, que todos tuvieron que respetar por sus trabajos solidarios.

Después vinieron sus hijos…

 

Por:  Leonor Guerrini

Dirigida por: Rodolfo Barone

 

 

 

 

 

 

Comparte en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Abrir chat