La música romántica no pasará de moda, dice Dyango:

El músico, su historia, el legado artístico familiar y las raíces generadas con el tango, el sentimiento porteño y su próxima llegada a la Argentina.

Es el trovador por excelencia de la música romántica. Es la vigencia de un estilo y una impronta vocal que sigue más vigente que nunca. Adoptado por Argentina como uno de sus hijos pródigos, Dyango, próximo a cumplir en marzo 82 años, charló desde España con  Ricardo Filighera sobre la actualidad de su carrera, su legado artístico familiar y las fuertes raíces generadas con el tango y el sentimiento porteño.

Por otra parte, nos adelantó en carácter de primicia, su inminente visita al país en la segunda quincena de febrero, oportunidad en que se presentará en una importante sala de la calle Corrientes, así como también en diferentes localidades de nuestro territorio. Confesiones a corazón abierto de la estrella de la canción internacional.

-¿A qué obedeció tu marcha atrás con la decisión de no hacer más shows?

-En realidad, hubo un momento en que pensé en retirarme debido a un dolor muy fuerte que me asolaba en mi espalda y, por otra parte, porque ya tenía los años cumplidos a tal efecto. Sin embargo, me operaron con mucha eficacia y quedé perfecto. En consecuencia, sigo en los escenarios y con unas ganas bárbaras de estar en la Argentina.

-¿Qué opinás de la carrera de tu nieto, Izán Llunas?

-Mi nieto continúa con este legado, lo lleva adentro, y entiendo que obedece a que esta pasión es una cuestión de sangre. Pienso que, aparte de ser muy guapo, canta muy bien también.

-De tus cuatros hijos, Marcos Llunas y Jordi han continuado con la pasión de la música. ¿Cómo los ves?

-Ellos siguen con la música, trabajando muy duramente y con muchas ilusiones. Yo creo que son de los mejores cantantes actuales, de los que he tenido la posibilidad de escuchar y analizar. Y es, en definitiva, una enorme alegría y un verdadero orgullo para mí.

-Tu otro nieto, Axel, hermano de Izan, también participó de la miniserie de Luis Miguel.

-Y me ha dado, también, una enorme alegría. De esta manera, mi otro nieto, Axel, no se ha quedado atrás y ha seguido con el camino emprendido por toda la familia.

Una vida de película

José Gómez Romero adoptó como nombre artístico Dyango (tomado del guitarrista de jazz gitano Django Reinhardt), por el cual se le conoce y debutó en el Festival de la Canción del Duero (1965). En 1969 editó su primer disco, que lleva su nombre, y al año siguiente viajó a la Argentina, donde protagonizó el recordado filme “El mundo es de los jóvenes”. Cabe recordar que dicha producción fue dirigida por Julio Porter y se estrenó, en nuestras salas, el 24 de setiembre de 1970 . En tanto, los otros personajes protagónicos fueron desarrollados por Susana Giménez, Cacho Castaña, Alberto Fernández de Rosa y Ginamaría Hidalgo.

-¿Y cómo transcurren tus días en pleno proceso de pandemia?

Transcurren de la misma manera que el resto de la humanidad. Lentamente y aguantando todo lo que tenemos que aguantar. Espero con muchas ganas que esta emergencia sanitaria pase lo más pronto posible porque, realmente, estamos hartos.

-¿Cómo se encuentran esos sueños de independencia catalana?

-La ilusión y los sueños existen. No solamente en mí sino, además, en muchas personas de Cataluña. Sin embargo, estamos atravesando una situación compleja y es importante poder estar atento a lo que pueda suceder en el futuro. Por el momento, seguimos de la misma manera.

-El tango ha sido y sigue siendo un sentimiento muy fuerte en tu ADN.

-Por supuesto. El tango es una ex- presión musical admirada a nivel internacional. Su poder de expansión fue enorme en los años 30 y 40 y, no tengo dudas, continúa siendo el género musical más importante de Latinoamérica. Y por supuesto que ha unido a los pueblos, ya que se trata de una de las expresiones más maravillosas que he escuchado en la vida.

-¿A quiénes admirás de nuestra música ciudadana?

-Mi pasión por el Polaco Goyeneche es más que evidente y también por otros grandes poetas como Cobián y Cadícamo, Mariano Mores, Homero Manzi, el mismísimo Carlos Gardel y, por supuesto, entre esa enorme galería de grandes maestros, voy a citar a mi gran amigo, el inolvidable Cacho Castaña.

-¿Creés que la música romántica es un cable a tierra para evadirnos de la vorágine actual?

-La música romántica siempre está presente en el corazón de la gente. No pasará nunca de moda. Habrá diferentes estilos y modalidades en la actualidad, pero la música romántica siempre estará presente, de por vida y nos seguirá enamorando.

-¿Cuál es tu opinión sobre los nuevos estilos de música urbana, a modo de ejemplo, el rap?

-Te soy honesto, en realidad, entiendo poco y nada sobre esas modernas vertientes musicales. Lo que sí te puedo afirmar es que para mí la música es, puntualmente, expresión y sinónimo de jazz, tango, clásico y lírico, boleros, música romántica. Este estilo de música sigue estando en la admiración de la gente desde su nacimiento y no va a desaparecer.

-¿Cómo observaste la salida de Lionel Messi del Barcelona?

-Viví su partida del Barcelona con un dolor tremendo. Messi fue para nosotros, los del Barsa, lo más grande que nos ha tocado vivir durante muchos años. Gracias a Dios, lo hemos podido disfrutar durante varias temporadas. Nos ha dejado un bellísimo recuerdo.

El recuerdo imborrable de Camilo Sesto

Hace poco tiempo, con marcada emoción, Dyango recordó la emblemática figura del cantante Camilo Sesto, fallecido en 2019. En este sentido expuso: “Yo lo quería por su honestidad, buena persona y sobre todo por lo gran músico que era. No se limitaba a cantar, sino que se dedicaba a producir, componer, y tenía algo especial, por otra parte, que los demás no hemos tenido”.

Cuando empezábamos los dos, muy poco conocidos aún en nuestro país, él en un programa de radio salió en escena antes que yo; cantó, hizo su presentación e inmediatamente después yo hice mi aparición. Precisamente, cuando él me vio, lo primero que dijo fue: ‘Ese Dyango es un cantante extraordinario’. Se me quedó grabada esa escena de por vida por su generosidad y su humildad. Y, en realidad, todos hemos sido muy buenos. Duramos muchos años, al menos. Siempre le he tenido a Camilo mucho respeto, mucho cariño. Después, nos hemos encontrado en Chile y en diferentes puntos del planeta. Y nos conocimos hace bastante tiempo, pero nos identificábamos, entre otras cosas, porque realizábamos el mismo tipo de música y él era algo extraordinario. De todos los que hemos llegado a triunfar, hace muchos años, en América, él fue el número uno y estuvo por arriba de todos los demás”.

por: Ricardo Filighera – DS

Clásicos

Comparte en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Abrir chat