El síndrome del “burnout” esta afectando a muchas personas

¿Te sientes agotado en el trabajo? te esta afectando tu salud.

El síndrome del burnout consiste en la evolución del estrés laboral hacia un estado de estrés crónico.

Se caracteriza por un progresivo agotamiento físico y mental, una falta de motivación absoluta por las tareas realizadas y en especial, por importantes cambios de comportamiento en quiénes lo padecen.

Éste cambio de actitud, relacionado generalmente con “malos modales” hacia los demás o con un trato desagradable, suele ser una de las características clave para identificar un caso de burnout.

Fue en la década de los 70, cuando Herbert Freudenberger profundizó en dicho fenómeno e incorporó el término al campo de la psicología laboral.

Herbert, que trabajaba como voluntario en una clínica para drogadictos en Nueva York, pudo observar como muchos de sus compañeros, entre uno y tres años después de empezar a trabajar allí, sufrían una pérdida de energía y motivación, junto con otros síntomas como ansiedad y depresión.

Síntomas del burnout

Aunque se asocie con el estrés laboral general, el burnout se manifiesta de manera más intensa. Estos son algunos de los síntomas con lo que lo puedes identificar.

-Cambios en el estado de ánimo: Se trata de uno de los síntomas principales del Síndrome de Burnout. Es frecuente que el trabajador se encuentre irritable y de mal humor. En muchas ocasiones los buenos modales desaparecen y se generan conflictos innecesarios con clientes y usuarios. La suspicacia o “estar a la defensiva” y el sarcasmo suelen ser habituales. En algunas ocasiones este cambio de actitud se produce en un sentido totalmente diferente, en el que el trabajador simplemente muestra indiferencia hacia los clientes o usuarios, e incluso hacia los compañeros.

– Desmotivación: El trabajador pierde toda ilusión por trabajar. Las metas y objetivos dejan paso a la desilusión y al pensamiento de tener que soportar día tras día situaciones estresantes que superan sus capacidades y cada jornada laboral se hace larga e interminable.

– Agotamiento mental: El desgaste gradual que produce el Burnout en el trabajador, hace que su resistencia al estrés sea cada vez menor, por lo que al organismo le cuesta cada vez más trabajo hacer frente a los factores que generan ese estrés.

– Falta de energía y menor rendimiento: Se trata de una consecuencia lógica del punto anterior; como el organismo gestiona de modo deficiente los recursos de que dispone, su capacidad de producción disminuye y el rendimiento por tanto baja. Además, toda situación de estrés laboral prolongada en el tiempo, produce a medio y largo plazo un deterioro cognitivo, lo que puede provocar pérdidas de memoria, falta de concentración y mayor dificultad para aprender tareas o habilidades nuevas.

Síntomas físicos del burnout

El Síndrome de burnout no afecta sólo a nivel psíquico, entre los síntomas a nivel físico que produce, podemos encontrar:

– Afecciones del sistema locomotor: Es frecuente la aparición de dolores musculares y articulares, que se dan como resultado de la tensión generada por el estrés laboral y que por lo general están provocadas por contracturas musculares.

– Otras alteraciones psicosomáticas: como problemas gastrointestinales, cardiovasculares, afecciones de la piel, dolores de cabeza o cefaleas, mareos y mayor riesgo de obesidad entre otros.

Consecuencias del agotamiento

El agotamiento laboral principalemente ignorado o no abordado puede tener consecuencias significativas, entre ellas:

  • Estrés excesivo
  • Fatiga
  • Insomnio
  • Tristeza, enojo o irritabilidad
  • Consumo inadecuado de alcohol y de sustancias
  • Enfermedad cardíaca
  • Presión arterial alta
  • Diabetes tipo 2
  • Vulnerabilidad a las enfermedades

Cómo manejarlo

Trata de tomar medidas. Para empezar:

  • Evalúa las opciones. Habla de tus preocupaciones específicas con el supervisor. Tal vez puedan trabajar juntos para cambiar las expectativas o alcanzar compromisos o soluciones. Trata de establecer metas para lo que debes hacer y lo que puede esperar.
  • Busca apoyo. Ya sea que te comuniques con tus compañeros de trabajo, con amigos o con seres queridos, el apoyo y la colaboración pueden ayudarte a sobrellevar la situación. Si tienes acceso a un programa de asistencia para empleados, aprovecha los servicios pertinentes.
  • Prueba a hacer una actividad relajante. Explora programas que puedan ayudarte con el estrés, como el yoga, la meditación o el tai chi.
  • Haz algo de ejercicio. La actividad física regular puede ayudarte a lidiar mejor con el estrés. También puede hacer que tu mente se desconecte del trabajo.
  • Duerme un poco. El sueño restaura el bienestar y ayuda a proteger la salud.
  • Atención plena. La atención plena es el acto de concentrarse en el flujo de la respiración y ser intensamente consciente de lo que estás percibiendo y sintiendo en cada momento, sin interpretación ni juicio. En un entorno laboral, esta práctica implica enfrentarse a situaciones con franqueza y paciencia, y sin juicio.

Ten la mente abierta al considerar las opciones. Trata de no permitir que tu trabajo perjudique tu salud, aunque te guste y seas feliz con él. Presta atención a tu cuerpo. Prestate atención.

 

Comparte en tus Redes Sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *